Guabirá cayó sin pena ni gloria (0-1) ante el brasileño Bahía en el estadio Gilberto Parada, de Montero (Santa Cruz), por la cuarta fecha del Grupo «B» de la Copa Sudamericana.

Con la derrota el plantel azucarero se mantiene en el último puesto de la tabla de su Grupo sin unidad alguna y la pena de una campaña que no esperaba, la ambición del elenco era avanzar en este campeonato que regenta la Confederación Sudamericana de Fútbol, pero no logró su cometido, pues solo los primeros de cada Serie podrán obtener el boleto de pase, por los resultados sufridos se despide con antelación.

Los azucareros sumaron su cuarta derrota, ante un equipo que llegó a Santa Cruz a proponer su juego y por momentos ser un claro dominador con jugadores veloces que no perdonaron y apelaron a sus argumentos para retornar a su país con los tres puntos en el bolsillo y frotarse las manos, ya que cada unidad acumulada puede ser de oro.

En más de una ocasión Guabirá quiso tomar las riendas del partido, pero chocaron ante un elenco que aprovechó su velocidad y anuló todo intento de ataque. En el primer tiempo el equipo brasileño genera una jugada rápida con peligro, el remate fue de Rossi para Rodrigo Costa quien tropieza con el palo del arco que le dice no.

Ya en cancha una vez más el tricolor baiano comenzó a controlar el partido y es a los 57 minutos cuando Gilberto, quien capitaliza una gran jugada área por el lado derecho azucarerl y establece el 0-1, la asistencia fue de su compañero Patrick de Lucca, la conquista desata la algarabía de la visita, había trabajado por el gol y en el ataque de peligro aseguran los tres puntos.

Esa fue la única conquista del partido, Guabirá no mostró argumentos como para igualar en el marcador, al plantel montereño no le salía nada y por cuarta vez en la Copa Sudamericana cae, ante la desazón de Andrada quien no termina de entender qué pasó con sus jugadores quienes en la primera fase de este campeonato dejó mucho de qué hablar y ahora deben conformarse con las críticas.