Un tiempo fue suficiente para que Aurora logre una valiosísima victoria (3-0) sobre Independiente Petrolero en el estadio Félix Capriles, de Cochabamba donde el delantero visitante Juan Godoy salió con algunas molestias, pero el cuerpo médico lo «estabilizó».

Fue un encuentro en el que el rival dio pelea, mostró un buen juego, pero no se encontró con la ruta del gol y se fue a Sucre con las manos vacías, más de un jugador fue destacado por quienes asistieron estadio para ver el compromiso, además el elenco que dirige el técnico Marcelo Robledo (ex arquero de Aurora en 2003) nunca se rindió y duplicó esfuerzos ante las veloces salidas de los dueños de casa.

La laboriosa victoria fue hilvanada desde el primer minuto de juego, ante una defensa bien ubicada que doblegó esfuerzos y rearmó líneas en cada ataque, pero era el día de los celestes es a los nueve minutos del compromiso que se colocan en ventaja mediante el delantero argentino, Elías Alderete, la visita reclamó posición adelantada, pero el árbitro Luis Irusta (La Paz) siguió de cerca la jugada y validó la conquista.

La jugada del gol surge desde el medio sector, Leandro Maygua realiza el pase perfecto para que Alderete la envíe al fondo de las redes para decretar el 1 a 0 que fue celebrado por la parcialidad, pues antes ya había una llamada de atención de los locales, quienes mostraron el trabajo y la buena lectura de su técnico Humberto Viviani.

A los 19 minutos se produce una extraña jugada, que sorprendió a los asistentes, pues estaban concentrados en todo, menos en la viveza de Alderete, pues el j
volante capitalino, Joel Bejarano estaba frente para cobrar un tiro libre y la mueve al ver esta acción el jugador de Aurora corre y remata directo al arco para convertir el 2 a 0.

La acción dejó sorprendidos a los futbolistas de Independiente quienes en su confusión miraban al árbitro Irusta que validaba la jugada, era el 2 a 0 que no esperaban los visitantes, el trabajo que realizaron hasta ese minuto era en busca del empate y nuevamente caen abatidos y sin poder de reacción ante la algarabía de los dueños de casa.

Cuando se jugaba el minuto 32 del encuentro, el jugador Omar Morales sorprende a la defensa visitante y de cabeza convierte el tercer tanto y definitivo del compromiso, el jugador se eleva y logra vencer a los hombres de Independiente. Después de algunos minutos más finalizó el primer tiempo.

Las acciones en la segunda etapa no cambiaron, los jugadores celestes estaban dispuestos a marcar más goles, pero el rival les dijo no, también atacaron, no era la mejor jornada del elenco capitalino que se fue a Sucre con las manos vacías, con un marcador excesivo en un partido en el que no bajó los brazos en ningún momento.