Foto: Manchester City Twitter

Manchester City no podía relajarse. Y, de hecho, no lo hizo, pese a que empezó abajo en el marcador. El equipo del técnico español necesitaba una nueva victoria ante Brentford, rival contra el que había perdido los dos últimos cruces oficiales, para dar más pelea por el título. Las Abejas, que pelean por la permanencia, son un equipo peligroso y lo habían demostrado contra Tottenham. Con este triunfo, el City logró su sexto éxito consecutivo en el torneo, en este año, y convirtió 20 goles. En cambio, Brentford, de los 10 últimos encuentros, cayó en ocho, empató uno y ganó otro.

El regreso del goleador Erling Haaland, que sumó minutos en el triunfo ante Burnley, fue la gran novedad ya que volvió a ser titular. En tanto, Brentford sigue siendo el único equipo de la Premier League al que el delantero noruego aún no le marcó un gol. También ingresó en el once el argentino Julián Alvarez, quien venía de lograr un doblete en su cumpleaños, el miércoles pasado.

A los nueve minutos de juego, Álvarez ya avisó con un fuerte remate al palo izquierdo, que sacó al córner Mark Flekken. Apenas cuatro después, fue Kyle Walker el que casi abre el marcador, en su caso con otro tiro de derecha, a media altura, que el arquero neerlandés desvió sobre su derecha. Otra muestra de que el City empezó a pisar el área del dueño de casa y con jugadas de calidad desde el inicio mismo del duelo.

Pero el conjunto de Guardiola sufrió un duro impacto: pelotazo de Flekken, mala ubicación de los centrales del City, que no tomaron a Neal Maupay, y el franco-argentino esperó el pique de la pelota y corrió con la misma en línea recta al arco, para definir frente a Ederson decretando el 1-0 a los 21 minutos. Fue delirio para los hinchas locales y un baldazo de agua fría para el actual campeón de la Champions League y el Mundial de Clubes.

Cuando aún el golpe resonaba en el estadio, llegó otro ataque de Manchester City y fue Haaland el que encaró, pero Flekken evitó la caída con una salvada con un pie. Siguió teniendo el balón la visita, haciéndolo rotar y buscando el desnivel, pero sin poder quebrar la resistencia del arquero. Pero no sólo el City siguió buscando por diferentes vías, ya que a los 38 volvió a avisar el Brentford, con un zurdazo del español Sergio Reguilón que se le parecía meter a Ederson pero que el brasileño logró tapar. En tanto, hubo otra de peligro que tuvo el belga Kevin De Bruyne, con un tiro desde lejos que el arquero local desvió, para llevarse otra vez todos los aplausos.

Y cuando ya parecían irse al descanso, llegó un regalo del jamaiquino Ethan Pinnock, ya que el defensor quiso sacarla de cabeza, pero la dejó picando en medio del área y le quedó servida a Foden, quien hasta tuvo tiempo para parar la pelota y acomodarse para definir de zurda, fuerte, abajo, en ese caso sin darle chance a Flekken, la gran figura. Sin dudas, el empate fue más justo por lo visto en el terreno de juego, ya que el City atacó muchísimo más. Ambos sufrieron una falla grave y la pagaron caro.

El comienzo del complemento volvió a mostrar al City activo y otra vez apareció Foden para anotar. El inglés se desmarcó en el área, aprovechó un gran centro del volante belga y cabeceó abajo, al poste izquierdo del arquero local, quien pudo tocar el balón pero no frenar la trayectoria. Así, la visita se adelantó 2-1 a los ocho minutos. Fue por la igualdad el dueño de casa, pero la mayor riqueza colectiva del City pudo más y otra vez Foden, a los 25, marcó el 3-1, tras recibiir una gran asistencia de Haaland en el área grande, que le dio tiempo a elegir el lugar para tocarla de zurda, suave, a la derecha de Flekken, que nuevamente debió sufrir al inglés, dueño de un sensacional hat-trick.

Así, con presencia, Manchester City consiguió otra victoria, la novena seguida, racha que comenzó en semifinales del Mundial de Clubes. Y tuvo un plus particular, ya que se sacó las ganas de vencer a Brentford, adversario que venía de ganarle los dos partidos previos a los Ciudadanos, y meterle más presión a Liverpool en la Premier.