Foto: Archivo
En exclusiva con FUTBOLMANIA, el director de Competiciones de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Klaus Von Landwust, se refirió a la polémica instalada por la suma de estrellas por la validez o no de los torneos ganados, un entredicho que aún se mantiene, desde el final de la Copa Tigo en diciembre pasado.

A inicios de 2023, la División Profesional aclaró en la convocatoria de temporada que el campeón nacional era el ganador de la Liga Tigo, no así el de Copa, pero la dirigencia de Bolivar, Aurora y Wilstermann cuestionaron el hecho de no considerar al ganador del certamen por grupos como campeón nacional, situación que se acrecentó con la aprobación de la temporada 2024 y la posibilidad de que haya hasta 3 campeones.

En 2024 se disputarán tres certámenes, el Apertura por grupos, Clausura en modo liga y el Súper Campeón, y Klaus Von Landwust aclaro que pueden haber hasta 2 campeones, pero el torneo más importante será el último del año, el que involucra a los ganadores del Apertura y del Clausura.

“El campeón nacional 2024 será el ganador de la gran final, el que venza del duelo entre los ganadores de los torneos, este se llevará además el premio CONMEBOL de un millón USD, cada torneo suma estrella en el conteo de cada club”, resumió Von Landwust.

Volvemos a lo que aconteció hasta la temporada 2002, cuando los clubes ganadores de certámenes semestrales definían al campeón nacional en dos y hasta tres partidos y como dice Von Landwust, cada torneo suma estrella, para alegría de Jaime Cornejo, Omar Mustafa, Walter Flores y demás personajes involucrados en el fútbol nacional.

Fue una reunión bastante compleja, teníamos 5 ases bajo la manga, se debía tener en cuenta el calendario internacional de partidos, el contrato de Transmisión y tecnología VAR, los requerimientos de la selección y se decidió en base a ello.

Queríamos comenzar el 4 de febrero, pero después de analizar todo se vio por conveniente iniciar el torneo seriado el 16 de febrero, la mayoría decidió eso y adaptamos el calendario para coincidir todo y no perjudicar a la selección.