11429
LR2CXXKC4FFS5LYS26OYHBNIXY.jpeg

SI PEIXE, NO XENEIZE

Santos goleó por 3-0 a Boca Juniors en el partido de vuelta de las semifinales de la Copa Libertadores y avanzó a la final que disputará el 30 de enero en Río de Janeiro con otro brasileño, el Palmeiras, que un día antes eliminó a River Plate.

Tras el 0-0 de la ida, un gol de cualquier plantel sentenciaba que no había penales y el Peixe buscó de inicio su con un remate al poste, el xeneize nunca entró de lleno en el partido. Santos llega a su quinta final del torneo que conquistó en 1962, 1963 y 2011, cayendo en la edición 2003 a manos de su víctima de esta noche.

Ya en la primera jugada del partido, en el minuto uno, Santos dio su punzada inicial con un remate del artillero Marinho que se estrelló en el vertical del pórtico defendido por Esteban Andrada y el mismo atacante volvió a inquietar tres minutos después.

Diego Pituca, en una combinación con Soteldo, aprovechó a los quince minutos una ventaja concedida por el árbitro colombiano Wilmar Roldán tras una mano en el área del defensa visitante Lisandro López.

Con la ventaja, el Peixe desaceleró y salvo Soteldo, Kaio Jorge, Lucas Veríssimo y Pará buscaron aumentar el marcador para los dueños de casa, pero los visitantes, más con garra que con técnica, salieron por el empate y con el experimentado Carlos Tévez, Franco Soldano y el colombiano Sebastián Villa

Antes de finalizar el primer tiempo, después de un lapso favorable para el xeneize, fue Santos el que tuvo algunas oportunidades más de aumentar con Marinho, Kaio Jorge, Lucas Braga y, nuevamente, Soteldo.

Para el segundo tiempo el técnico visitante Miguel Ángel Russo movió algunas fichas, pero los dirigidos por Alexei Stuval 'Cuca' salieron con todo y en 2 minutos sentenciaron la llave, primero con el incisivo Yeferson Soteldo, quien recuperó el balón y con una impecable definición puso el 2-0 parcial con la complicidad del meta Andrada. Y el otro mazazo llegó cuando Boca apenas se sacudía del segundo gol en contra, el Santos marcó el tercero a los cincuenta minutos con Lucas Braga, tras una jugada precedente de Marinho, el goleador de la Liga brasileña.

Con el 3-0, pero con tiempo suficiente de una hazaña, el Boca intentó descontar, casi siempre en jugadas con participación del incansable Tévez y Villa.

Sin embargo, la oportunidad más clara en el segundo tiempo, después de los goles, fue para Marinho a los 73 minutos. El recién ingresado Madson y Kaio Jorge, antes del final, también estuvieron a punto de marcar el cuarto, Boca intentó con más coraje que fútbol y llora una eliminación más y suma ya 14 años sin poder lograr la tan ansiada 7ma Libertadores.

Para Santos es una oportunidad de lograr el máximo galardón del continente en una temporada que comenzó con problemas económicos y que lo privaron en su momento de un técnico caro como Jorge Sampaoli.