11430
YWTKP63GCREUFLFUOAVBEVL2SY.jpeg

GRANATE BRILLANTE

Lanús aseguró su pasaje a la final de la Copa Sudamericana al imponerse a Vélez Sarsfield en 'La Fortaleza' e hizo bueno el 0-1 logrado la semana pasada y mira el duelo final en Córdoba, donde esperará a su coterráneo Defensa y Justicia o al chileno Coquimbo Unido.

El granate ya fue campeón de la Sudamericana 2013 de la mano de Guillermo Barros Schelotto y de lograr un nuevo galardón, coronaría también al trabajo silencioso de Luis Zubeldía.

El relato de la clasificación bien puede comenzar con una escena ocurrida a los 43 minutos del primer tiempo. La pelota está en la mitad de la cancha. Cristian Tarragona , que minutos antes se había llevado por delante la mano izquierda del arquero de Lanús, Lautaro Morales, ahora no puede contenerse. Impacta de lleno sobre Lautaro Acosta , que se retuerce de dolor. Tapones contra tibia y tarjeta roja. El VAR no dice nada, señal de que el árbitro, Wilton Sampaio , acierta. Vélez se queda con diez jugadores y está un gol abajo en la serie de semifinales de la Copa Sudamericana. El Granate reanuda el juego y su ataque terminará en el arco de Lucas Hoyos . Será con suspenso. El mundo del revés: José Sand asiste y Tomás Belmonte convierte. El juez asistente confirma la conquista. Está por terminarse el primer tiempo y Vélez quiere que se termine el mundo. Lanús gana 1-0, el equipo visitante no lo puede creer.

El plantel de Liniers, hasta ese momento había hecho todo bien . Todo, menos el gol. Y no anotó porque se encontró, otra vez, con su némesis: Lautaro Morales , el meta granate. Como en el remate de Ricardo Centurión en el amanecer del partido. O el derechazo de Thiago Almada que también alcanzó a contener el joven guardavallas granate. Después de su minuto fatal, y ya en el segundo tiempo, el Fortín mantuvo la postura atacante. Y tampoco tuvo premio . Por Morales y por su propia falta de puntería

Para colmo, Lanús volvió a ser contundente: Brian Aguirre hizo un surco por la banda derecha y tiró un centro "de la muerte", de rastrón y al corazón del área. No pudo Hoyos, tampoco Brizuela. Y aprovechó Nicolás Orsini para convertir, en un canto a la efectividad. Dos ataques, dos festejos. Fue un gol trascendental: en lo individual (sexto en la competencia, de la que es el máximo realizador) y en lo colectivo. El Granate se ponía 2-0 en el partido y 3-0 en la serie, y el reloj corría a su favor. Contra un equipo que tenía un jugador menos y una maldición a la hora de intentar hacer un gol.El castigo velezano continuó. Lucas Janson tuvo el descuento: palo. El partido, que se había comenzado a romper con la expulsión de Tarragona, terminó de destrozarse. Porque Vélez continuó buscando pese a no encontrar, y porque Lanús se animaba a cerrar todo de contragolpe. En una de esas jugadas, Sand (justo él) se perdió uno de los tantos goles que hizo en su carrera: solo, en el centro del área, no pudo definir. Ingresó Luca Orellano, más talento de la factoría velezana. El Fortín fue al frente buscando la utopía . Que nunca llegó a ocurrir.

Es más, hubo tiempo para otra conquista granate más, obra de Bernabei . Y para un gol fantasma de Lautaro Acosta , el capitán que por se perderá la final por acumulación de tarjetas amarillas. No contó porque Sand estaba inhabilitado en el arranque de la jugada. Por todo eso, uno de los pasajes a Córdoba para la final del 23 en el estadio Mario Alberto Kempes ya tiene dueño. Y es Lanús, que ahora espera por Defensa y Justicia o Coquimbo .