11325
IMG_20201202_192559.jpg

DE LA PEOR FORMA

Bolívar se fue de la Copa Sudamericana por la puerta de atrás tras caer goleado 6-2 ante Lanús en Buenos Aires y dejar una imagen muy desdibujada respecto a lo mostrado en anteriores partidos bajo la conducción de Wálter Flores.

El celeste recibió 6 goles en un duelo internacional después de 15 años, (6-0 ante Santos en la Libertadores 2005) y sufrió su peor caída en la historia de la Copa Sudamericana y deberá abocarse al torneo local, en el que ya perdió terreno tras la derrota del martes ante Palmaflor (1-0).

Bolívar comenzó de manera fulgurante la primera parte con un tanto madrugador de Marcos Riquelme (4') que tras una guapeada en el área grande de Lanús batió a un desesperado Lautaro Morales.

El celeste controló el partido durante casi 20' pero la baja de Diego Bejarano por lesión y la inconsistencia en defensa le costaron el empate tras una salvada de Javier Rojas a un autogol de Adrián Jusino, Franco Orozco no falló ante la puerta vacía (24')

Lanús tomó las riendas del juego y buscó rápidamente el desnivel, Javier Rojas reaccionó bien ante las embestidas granates, pero no pudo hacer nada ante el remate colocado de Franco Orozco (35'), con el 2-1 acababa la primera parte y hasta ese momento había penales.

En la 2da mitad el celeste pagó caro sus flaquezas en el juego aéreo y hasta la falta de fortuna, Tomás Belmonte comenzaba a sentenciar la serie aprovechando distracciones en un tiro de esquina (48'). El pasmo no terminó tras el 3er gol y llegó el 4to con otro saque de esquina que rebotó en Álvaro Rey, Orozco definió a placer. La llave estaba definida y Lautaro Acosta rentabilizo otro centro para el 5to tanto (63').

Con más pundonor deportivo que fútbol, el celeste encontró el descuento con un remate colocado de Álvaro Rey (73'). Pero Lanús recuperó la ventaja de 4 goles con una galopada de Nicolás Orsini que superó a la defensa académica definió ante Rojas. 6-2 y la goleada estaba consumada.

Una caída pesada para Wálter Flores y sus dirigidos que tendrán poco tiempo para lamentarse ya que el maratónico torneo local le reserva el duelo ante San José el viernes en La Paz.