11290
MUNDIAL_PARAGUAY-BOLIVIA_31957.jpg

UN NUEVO INICIO

Bolivia recuperó algo de memoria y logró su primer empate (2-2) en 10 visitas a Paraguay en el estadio Defensores del Chaco de Asunción, la primera unidad de la verde en 4 partidos.

La albirroja acrecentó a 5 los partidos sin ganar como local en Eliminatorias (3 empates y 2 derrotas desde marzo de 2017) y para la verde es el primer empate de visita tras 5 partidos (desde aquel 0-0 el 6 de septiembre de 2016 ante Chile en Santiago).

El partido inició con un Paraguay frenético que estrelló un balón en el travesaño tras un remate de Ángel Romero e incursiones de Antonio Sanabria, pero solo fue así hasta que Bolivia le tomó el pulso y comenzó a manejar más el balón. Pero en un descuido y tras agarrones de Ronny Montero y Erwin Saavedra, llegó el penal cobrado mediante VAR, Ángel Romero no falló ante Lampe (19').

El gol local no desanimó a la verde que crecía más con el trabajo de Juan Carlos Arce y Erwin Saavedra y fue justamente una incursión del orureño con un pase diametral para Marcelo Martins, quien desde el ingreso al área grande colocó un remate fuerte de primera al poste derecho que no pudo despejar Anthony Silva (40'), pero el empate era sólo el preámbulo de ese final del primer tiempo para Bolivia.

En el límite del tiempo una corrida de Marcelo Martins por banda izquierda culminó con un cabezazo de Gilbert Álvarez que rebotó en Gustavo Gómez y el rebote lo calzó Boris Cespedes que con un remate colocado batió por 2da vez a Silva que estuvo cerca de despejar el esférico, 1-2 para Bolivia y final de la primera mitad ante un Paraguay sorprendido.

En la segunda mitad, la Albirroja intentó desesperadamente llegar al empate, pero el fútbol de los hermano Romero escaseaba y Sanabria no era abastecido, así la verde mantuvo a raya a su rival, que veía impotente como el VAR anulaba el empate a su capitán Gustavo Gómez por fuera de juego.

Más allá del gol anulado la grieta boliviana en el costado derecho era cada vez más grande, Ribera y Jusino eran rebasados y por ese lugar llegó el empate con un balón que no despejó la irresoluta defensa nacional y Alejandro Romero Gamarra definió ante un vencido Carlos Lampe (72').

Paraguay se tranquilizó con el empate, pero no era suficiente con ello, y una falta de Óscar Ribera, justo en el vértice límite del área grande estuvo a punto de costarle el penal a Bolivia, que sufrió con algunos cabezazos apenas desviados en el final del partido.

Tras el entredicho entre Matías Rojas y Erwin Saavedra, sancionado con expulsión revertida y tarjeta amarilla para ambos, el juez venezolano Herrera finalizaba el encuentro.

Ya en marzo Bolivia debe recibir al también necesitado Perú para luego visitar a Uruguay. En tanto Paraguay debe visitar a Chile y luego recibir a Colombia.