11289
XZKH4GR63BHH5FEW5QKT25ULZE.jpg

ALGUIEN LOS FRENA?

Brasil ratificó su paternidad sobre Uruguay al ganar (0-2) por 3ra ocasión consecutiva en el estadio Centenario de Montevideo, demostrando el porqué domina desde la llegada de Tite el concierto sudamericano.

Con un marcador inmerecido, un solitario 1-0 después de haber dominado gran parte del duelo ante Venezuela, Brasil llegaba sin Neymar y Philippe Coutinho a Montevideo, ante una Uruguay que venía de un gran triunfo sobre Colombia (0-3) en Barranquilla, pero sin Luis Suárez, infectado con Covid 19.

El duelo iniciaba con una presión verdeamarelha en el costado izquierdo de Uruguay, Gabriel Jesús conociendo que Oliveros debutaba con la Celeste no lo dejaba respirar. Em partido pudo cambiar si el remate de Darwin Nuñez iba dentro y no en el travesaño, o si Cavani definía mejor un centro de De La Cruz ante Ederson Moraes.

Pero si algo tiene Brasil es que no debes perdonarlo y la réplica fue letal con un remate de Arthur (33') que rebota en José María Giménez para batir a Martín Campaña.

Uruguay sintió el impacto y Brasil asestó otro golpe, tras un córner evitable por la última línea celeste culminó con un cabezazo de Richarlison para casi asegurar el partido (44'). Un 0-2 muy complicado de revertir y solo alcanzó la primera mitad para un frentazo al palo de Diego Godin como atisbo de reacción local.

La segunda mitad no varió mucho, con la visita manejando el balón e inquietando con el siempre movedizo Gabriel Jesús y Roberto Firmino al acecho, los cambios de Óscar Tabarez, ingresando Mauro Arambarri, Brian y Jonathan Rodriguez no tuvieron el efecto refrescante necesario y para coronar una mala noche celeste en El Centenario, que intimida a cualquiera menos a Brasil, Edinson Cavani salía expulsado tras pisotón a Richarlison, flaco favor del goleador del Manchester United que no estará presente en la visita a Argentina del próximo marzo, retornando posiblemente ante Bolivia como local.
Brasil en tanto continuará su camino visitando a Colombia en Barranquilla (donde no gana desde 2003) y luego recibirá a su mayor rival Argentina (con la que ni pierde desde 2005).