11260
diego-armando-maradona-deportes.jpg

ASÍ, DIEGO ES INMANEJABLE

Después de la operación del martes pasado de un hematoma subdural en la cabeza, Diego Maradona continúa internado en la Clínica Olivos. "Estamos seguros de que Diego va a estar hasta el lunes aquí", dijo el neurocirujano Leopoldo Luque, uno de los encargados de la cirugía, que solicitó una opinión de Alfredo Cahe, médico personal del ex futbolista durante tres décadas, hasta 2007.

El campeón y estrella del Mundial México 1986 mostró señales de inestabilidad cuando apareció el viernes pasado en el estadio de Gimnasia y Esgrima La Plata, equipo al que dirige, en el día de su cumpleaños 60. Se retiró sin ver el 3-0 propinado a Patronato por la Copa Liga Profesional. El lunes fue hospitalizado en La Plata, con síntomas de deshidratación y anemia y el martes se le detectó el edema subdural en una tomografía, por lo cual Maradona fue trasladado a Olivos y se lo intervino prontamente.


"Ahora lo tenemos sedado. Uno ya tiene experiencia de tantos años anteriores, y sabemos todos los pasos que hay que transitar. Él quiere irse. En cuanto toma lucidez total y le bajamos la medicación, quiere irse", aseguró Cahe, el especialista que llevó a Maradona a Cuba a comienzos del milenio para que tratara su adicción a las drogas.


"Ahora a Diego hay que limpiarlo y después veremos. Estamos en la etapa de limpiarlo totalmente. Sigue siendo un paciente muy complicado y va a requerir de asistencia permanente", explicó Cahe en TyC Sports.