5966
previa rusia arabia

Un partido inaugural inusual

EI ránking FIFA sitúa a Rusia 70º y a Arabia Saudí, 67º. Una clasificación calamitosa para dos naciones que hoy se miden en el Luzhniki en un descafeinado partido inaugural. Quizá nunca antes hubo un primer partido tan pobre, especialmente desde que los campeones del torneo anterior dejaron de jugarlo en 2006. Desde entonces, los Alemania-Costa Rica, Sudáfrica-México y Brasil-Croacia tuvieron mejor cartel.

Rusia ha protagonizado una preparación nefasta y en el último año sólo ha ganado 2 partidos de 11, incluyendo la Confederaciones en la que fracasó como local. El país no confía en su selección y las lesiones (cayeron Dzhikiya, Vasin y Kokorin) han terminado por hacer reinar el pesimismo. Cherchesov, el técnico, se ha manejado entre dudas.

No se sabe si prefiere la línea de tres centrales o la defensa de cuatro. Los jóvenes Golovin, Zobnin y Miranchuk son lo único potable, además de Smolov, su estrella, que liderará el ataque. En el banquillo aguardará Cheryshev, por increíble que parezca viendo su nivel y el del resto.

Los saudíes, en los que debuta Pizzi en partido oficial tras clasificarse con Van Marwijk, tendrán el aliciente de mostrar a futbolistas que pasaron por LaLiga sin pena ni gloria. Al Muwallad (Levante) y Al Dawsari (Villarreal) son indiscutibles, mientras que Al Shehri (Leganés) tiene opciones de entrar en el once. Al Muwallad y Al Dawsari son los saudíes que más regatean por partido (7,1 y 6,2 de media). Cuando tienen la pelota saben arriesgar.

Ni que decir tiene que una derrota hoy complicaría mucho las opciones de ambos. Uruguay y la Egipto de Salah son amenazas reales para ocupar las dos primeras posiciones del grupo y pasar a octavos. Sería catastrófico para Rusia, especialmente, que no quiere desengancharse a las primeras de cambio. Para ello debe ganar a Arabia Saudí, algo que ni el más optimista en tierras rusas puede asegurar. Que empiece el fútbol. Davai, Davai.

Texto: Diario AS