5361
Festejo

Guabirá se despide con la cabeza levantada

No le alcanzó el esfuerzo al joven equipo de Guabirá que hoy ganó por 3-2 a la poderosa Liga de Quito, pero por gol diferencia tuvo que quedar al margen de la Copa Sudamericana.

Fue un triunfo bastante sacrificado del “azucarero” de Montero que vendió cara su eliminación, porque los dos goles de visitante de los ecuatorianos le dieron al final la clasificación ante un plantel que pecó de inocente para cuidar la diferencia que en determinado momento llegó a ser de 3-1.

Fue el momento en que debió proteger el resultado, porque al frente tenían a un equipo de bastante oficio.

A los 27 minutos se inició la ilusión de los “azucareros” porque José Alfredo Castillo abrió la cuenta en acción personal bastante celebrada por la afición local, con este resultado avanzaba de fase en la Sudamericana.

Con esta diferenc ia en el marcador, terminó el primer tiempo, con la esperanza de los locales en poder llegar a la instancia que todos querían.

Pero, en la etapa final, fueron los ecuatorianos quienes se fueron en busca del arco contrario, a los 57 minutos, fue el momento en que Juan Anangonó quien marcó el tanto del empate ante el marco de los “azucareros”. Ahí fue cuando los criollos de Montero se fueron con todo en procura del triunfo. A los 70 minutos, el desequilibrante jugador azucarero Diego Hoyos decretó el 2-1 que obligaba a pelear en los penales la clasificación. Y, el público desbordó de júbilo cuando a los 76 minutos, Juan Montenegro de Guabirá marcó el 3-1 que a esta altura sellaba la clasificación de los nacionales. Ahí fue cuando apareció la jerarquía de Hernán Barcos, quien a 8 minutos del final del partido, marcó el segundo para los ecuatorianos y el tanto de la clasificación. Al influjo de su hinchada, los nacionales buscaron el cuarto tanto que no llegó nunca. Fallaron al final, pudieron pasar, pero los montereños dieron un mensaje de hinchada a sus aficionados. Perdieron por diferencia de gol ante el poderoso equipo ecuatoriano. Una pena.