4904
Festejo-Bayern Múnich

El Bayern Múnich canta campeón

Un tanto y una asistencia de James le sirvieron al Bayern para imponerse al Augsburg a domicilio por 4-1 y, además, para proclamarse campeón de la Bundesliga por sexta vez consecutiva. A cuatro días de afrontar la vuelta de los cuartos de final de la Champions League ante el Sevilla, el conjunto bávaro deja la Bundesliga matemáticamente sentenciada y hará hueco en sus vitrinas de la Säbener Strasse para la vigesimoséptima ensaladera de su historia. No existe ningún club alemán que se acerque a esa cifra, pero el propio entrenador, Jupp Heynckes, aplazó las celebraciones pensando ya en el choque frente al equipo hispalense.
Todo apuntaba a que el cuadro muniqués iba a tener que esperar una semana más para cantar alirón. El Augsburg, equipo que ya demostró saber buscarle las cosquillas al transatlántico muniqués en citas anteriores, comenzó el partido enchufadísimo y tiro de agresividad para mermar al líder. Acertó. Los de Heynckes apenas cruzaban la divisoria, mientras que los de Manuel Baum se acercaban una y otra vez con peligro al marco defendido por Ulreich. La locura se desató en el minuto 18, cuando Córdova le robó la cartera a Boateng, encaró a Ulreich y subió el 1-0 de rebote, chocando el rechace del meta muniqués en la cara de Süle.
El Bayern necesitaba una reacción si quería abandonar Augsburg como campeón (si no se llevaba los tres puntos dependía del resultado del Schalke ante el Hamburgo) y empezó a asegurar la posesión en la medular, logrando así acercarse poco a poco al marco de Hitz. Y fue ahí donde los de Don Jupp volvieron a poner a prueba una vez más su eficacia de cara a puerta. El primer disparo entre los tres palos, protagonizado por Tolisso de cabeza a centro de Kimmich en el 32 de partido, le bastó para poner las tablasy silenciar el WWK Arena instantáneamente. Seis minutos más tarde, el propio James le dio la vuelta al marcador con un tiro pegado al palo tras un gran taconazo de Bernat en el área rival.
Heynckes había tirado de rotación en su visita a Augsburg para darle descaso a piezas claves como Lewandowski, Hummels o Thiago antes de afrontar el partido frente al conjunto nervionense, pero el presunto titularísimo Robben, ausente en el Sánchez-Pizjuán por decisión técnica, figuraba en el once y andaba con ganas de presentar su candidatura para el once del miércoles. No paraba de encarar en la banda derecha, de volver a repetir su característica jugada en la frontal, pero finalmente fue un latigazo desde fuera del área el que le sirvió al holandés para subir su nombre y el tercer tanto para los suyos al luminososo.
Eso sí, la figura del partido fue otra. James, ex jugador del Real Madrid y cada vez más fino e indiscutible en el esquema de Heynckes, firmó la asistencia en el tanto de Robben que le sirvió para aumentar sus cifras con respecto a sus últimas dos temporadas con el cuadro blanco. El pase de gol del colombiano fue su decimosexta participación de gol en lo que va de temporada, dos más que en la 16/17 y uno más que en la 15/16, números que los mandamases del Bayern tendrán en cuenta a la hora de hacerse definitivamente con los servicios del cafetero. Wagner, sustituto de Lewandowski en punta, cerró la goleada de cabeza.
Foto: Bayern Múnich oficial

Texto: Diario AS