Deportivo Futbolmanía Bolivia

Independiente

Independiente, cerca de semis

Bochini, Bertoni, Marangoni, Trossero, Percudani. Todos ellos y muchas glorias más deben estar de pie ante el televisor ovacionando a un equipo que le hace honor a la riquísima historia de Independiente, que se floreó en Paraguay ante Nacional, ganó 4-1 el partido de ida y ya sueña con que Racing le dé vuelta su serie a Libertad para enfrentarlo en semifinal.
Un equipo que no tiene figuras, porque la figura es el equipo. Algún hincha dirá Meza, que abrió el partido con su gol; otro dirá Leandro Fernández, que metió dos; otro elegirá a Fabricio Bustos, el futuro lateral derecho de la Selección argentina por años y años. Cualquiera es válido porque este Rojo es todos para uno y uno para todos.
El equipo de Holan, padre y tutor de esta máquina, se sobrepuso a todo hace una semana con la amenaza de la barra y también esta noche: a la lesión de Amorebieta por un descalificador codazo en la nariz y a la de Nery Domínguez por una molestia. Cambió el esquema y borró la línea de tres, Domingo se paró de central y jugó como Villaverde; por el volante se la jugó por un delantero y gritó por duplicado. 
El final fue para florearse y pudo tener un marcador más abultado. Nacional, que pintaba como cuco eliminador de grandes del continente, no pudo hacer nada. El delirio de los hinchas, que pintaron el sector visitante todo rojo, sueñan con la Copa y viven un equipo que les da todo.

(Foto:ABC-Paraguay;Texto:Goal.com)