1958
Grone.

Mosquera, del sueño a la acción

Roberto Mosquera expresó hoy su fe en que todo le saldrá bien a Wilstermann, este jueves por la Copa Libertadores, en diálogo establecido con Gonzalo Cobo, de Futbolmanía.

Se está en pleno sueño copero, pero es la hora de la acción, dijo el timonel aviador, quien dijo además que el plantel está preparado para lo que viene.

El próximo desafío es River Plate, por cuartos de final de la Copa Libertadores, este jueves en el Capriles.

“Es el momento soñado, todos hemos soñado de jugar una final con River, Boca o con quien sea. Todos soñamos con algo así, esperamos no dejar pasar la oportunidad, porque Boca y River comenzaron como nosotros, y es válido, porque lo logramos ganando lo que deberíamos ganar”, afirmó el entrenador colomboperuano Roberto Mosquera, hoy el responsable de Wilstermann.

“Hay un respeto profundo por lo que es River, pero si en algún momento queremos este tipo de respeto para Wilstermann hay que ganar. Cuando se dio el sorteo de la Copa Libertadores, todos se sorprendieron dijero que no teníamos posibilidades, pero nosotros no pensamos nunca en eso y lo asumimos con humildad, pero ser humilde no es signo de sumisión y estamos en el lugar en que nos corresponde”, subrayó el entrenador aviador.

Mosquera fue más allá, al manifestar de que “nadie puede decir que estamos aquí por privilegio, sino porque confiamos en nuestras capacidades. Quedamos décimos en el Apertura y obtuvimos reconocimiento internacional, lo logramos en base a mucho trabajo. Bolivia merece respeto, que nos miren de otra manera, que cuando haya un sorteo de la Libertadores no se abracen cuando les toque un equipo boliviano, eso no es permitido por mi persona”.

A la hora de ponderar a su equipo y las virtudes que tiene, señaló que  “hay un nivel de rebeldía para poner las cosas en su lugar, hay que jugar los partidos no darlos por ganados, en Bolivia hay buenos jugadores, buenas hinchadas, y merecemos respeto, no queremos halagos, queremos respeto”.

Citó el hecho que se edifica un sueño desde el principio, además el presidente de la entidad, Grover Vargas. “Ante Peñarol y Palmeiras se da la señal para ganar grandes cosas, acá hubo mucho descrédito, y no están acostumbrados estar ante la adversidad y vencer.  Grover (Vargas) nos vio como trabajamos, que eramos íntegros, que podíamos superar rivales encumbrados, nos sostuvo y la respuesta es esta”.

Por eso, piensa que “con dinero se puede ir a la mejor iglesia, puedes comprar una casa hermosa, pero tienes que construir una familia. Wilster dio un aviso a la sociedad de que se tiene que tener un poco de mesura, todos hemos aprendido del equipo a tener paciencia y sobre todo cuando no le ganábamos a nadie. Hay que tener fe, son cosas que se tienen que sentir y la directiva sintió fe, lo mismo la hinchada. Cuando me vaya, espero que llegue gente mejor y lo ponga más arriba”.