597
EStudiantes Veron

Estudiantes sonríe en la despedida de Verón

La noche en la que Juan Sebastián Verón dejó para siempre el fútbol hizo felices a todos, como no podía ser de otra manera por lo mucho que ha supuesto La Brujita para el futbol. Su equipo, Estudiantes, ganó el partido y accede como tercero a la Copa Sudamericana, un mal menor que al menos mantiene a los argentinos en competición internacional. Botafogo, por su parte, acabó como líder de grupo pese a caer, gracias a la derrota de Barcelona en Medellín ante Atlético Nacional que le da el privilegio de ser campeón de grupo de manera inesperada.

Verón fue el protagonista en su despedida y como siempre hizo lider a Estudiantes en un partido que requería una alta exigencia. El primer tiempo de los de La Plata fue muy completó. Salieron con fuera e hicieron daño a la zaga brasileña, especialmente con un Solari hiperactivo por la banda derecha que amagó dos veces hasta derribar la muralla de Fernández. El jugador de banda derecha apareció bien para cruzar un desmarque y quedó dentro del área tras una peinada de Toledo. El toque de Solari fue suficiente para hacer subir el 1-0 al marcador.

Botafogo estaba superado y no logró quitarse la incomodidad de encima hasta la segunda mitad. Entonces sí se dedicó a tocar un poco más el balón, pero sin ninguna sensación de poder hacer daño a un Estudiantes firme en defensa. De hecho, la oportunidad más clara la tuvo Toledo para poner el 2-0 en un mano a mano que sacó Fernández, al tiempo que desde Medellín llegaban noticias alentadoras para el Fogao. El 3-1 encajado por Barcelona ante Atlético Nacional les convertía en líderes de grupo incluso perdiendo.

Sin embargo, el momento más esperado y especial no fue el pitido final que hacía cumplir los objetivos de la noche a Estudiantes y Botafogo. La gran despedida de Verón a los 42 años y tras jugar 93 minutos de un partido crucial se convirtió en la imagen de un partido que siempre recordarán los hinchas de Estudiantes, más allá de resultados y clasificaciones, pues fue el último que pudieron ver en directo de Verón. Emocinante y eterno, como La Brujita. (Foto y texto: Diario AS)