Deportivo Futbolmanía Bolivia

Sport Recife uruguay

Sport Recife sufrió para lograr el pase

Sport Recife consiguió el pase para la siguiente fase de la Copa Sudamericana no sin sufrir en Montevideo ante un Danubio que lo peleó hasta el final. La eliminatoria se tuvo que resolver en penaltis donde el veterano portero brasileño Magrão fue el héroe parando dos de los cuatro penaltis que lanzó Danubio.

El encuentro empezó con un conjunto uruguayo que buscó morder arriba muy pronto. Y lo consiguió. En el minuto 13 llegó el primer gol, pero antes ya se había lucido Magrão con varias paradas de mérito ante los uruguayos. El tanto fue de casualidad, pues tras varios rebotes dentro del área, le cayó a Jonathan Dos Santos una pelota franca para mandarla al fondo de la red. No tardaría mucho en llegar el segundo. Sería de penalti, después de que Arroyo fuese un dolor de cabeza continuo para la defensa, Ferraz le zancadilleó dentro del área. Olaza, el lateral derecho, no falló. 2-0 en 21 minutos de partido. La afición veía posible la machada de revertir el 3-0 sufrido en Brasil.

Arroyo e Ignacio González firmaron un buen primer tiempo, siendo el principal peligro de un Danubio al que le faltó acierto. Fabio tuvo una ocasión clara para poner el 2-1, pero no pudo resolverla ante un gran Ichazo.

En la segunda mitad, los de Danubio se encontraron con otro penalti. De nuevo Arroyo fue el que lo provocó. Todo un cuchillo apareciendo por el costado derecho. Olaza no fallaría y firmaría su segundo tanto en el partido desde los once metros.

Ahora llegaría un momento clave en el partido. Danubio marcaba el cuarto gol y la locura incendiaba el Centenario de Montevideo. Pero la alegría duraría muy poco. El colegiado chileno Eduardo Gamboa anulaba el gol por orden de su asistente acusando que Darmián Malrechauffe había golpeado la pelota con la mano. Lo cierto es que el central había tocado la pelota con el brazo, pero producto de un empujón. Gamboa le expulsó por las protestas y dejó a los uruguayos con diez. Es decir, del posible 4-0 pasamos al 3-0 y Danubio afrontaría la media hora restante con un jugador menos.

Sport Recife también quedó con diez hombres ya que después de realizar los tres cambios, Eugenio Mena se lesionó y no hubo forma de sustituirle. A los uruguayos se les acabó la gasolina y no fueron capaces de marcar ese gol que les diese el billete a la siguiente fase de la Copa Sudamericana.

El encuentro se marchó a los penaltis, esa instancia en la que los héroes aparecen. Y Magrão apareció. El veterano portero brasileño de 40 años detuvo dos penaltis de los cuatro que pateó Danubio e hizo que su equipo, Sport Recife, se gane el derecho de estar en la segunda fase de la Copa Sudamericana. (Foto: Ovación-Uruguay; Texto: Diario AS)