Deportivo Futbolmanía Bolivia

NacionalBrasil

Nacional se robó un punto de Brasil

Todo lo bueno que insinuó Nacional en el inicio del partido se esfumó con el correr de los minutos. Aquel tiro de Rodrigo Aguirre a los 3 minutos que dio en el travesaño pareció marcar lo que sería el andar de los dirigidos por Martín Lasarte; pero se quedó en eso, en la intención.

Chapecoense se adueñó de la pelota gracias a una presión muy efectiva en la mitad del terreno y limitó a Nacional a pelotazos para avanzar que, por otra parte, tampoco dieron resultado. Sin generación de fútbol, sin sorpresa por las bandas, con mucha imprecisión en el manejo del balón y algunas grietas defensivas, el tricolor la pasó mal durante los primeros 25 minutos.

Tuvo el mérito de recomponerse, aguantar, salir del asedio y arrimarse al área rival. Le faltaba desborde y profundidad, lo que consiguió a los 40' con Kevin Ramírez para mandar el centro atrás y encontrar a Hugo Silveira, quien como en la visita a Lanús estaba allí para empujarla a la red. Empate y luego casi la ventaja, con un zurdazo de Espino en el cierre de la primera parte que tapó el arquero Moraes. De pasarla mal a casi ganar la etapa inicial. Eso fue Nacional.

La segunda mitad fue más que nada de control para Nacional. La preocupación fue pararse bien, no dejar espacios y así controló al local, que tampoco ejerció una presión tan fuerte como en los primeros 45.

El técnico local, Vagner Mancini, hizo cambios y le dio otro empuje a su equipo. Lasarte respondió colocando a Porras por Otalvaro (impreciso y propenso a la expulsión) y pasando al "Colo" Romero al lateral derecho, pero sobre todo apareció la figura de Conde.

El arquero hizo un par de grandes atajadas y además fue testigo del milagro de que un balón que le contuvo a Túlio De Melo volvió a ser tomado por el brasileño, lo empujó, dio en el palo y luego recorrió toda la línea. Y Nacional respondió.

Rodrigo Aguirre tuvo un mano a mano con el arquero Moraes, pero su disparo fue contenido por el arquero rival y a partir de allí la presión local se incrementó y el partido se calentó. Esto le convino a Nacional, porque se jugó menos de lo que se golpeó y se empujó. El juego se entreveró pero allá, lejos de Conde.

Nacional se vuelve a Montevideo con un punto importante, aunque con la baja de Arismendi para el partido de vuelta por haber visto la tercera amarilla. (Foto: Nacional oficial; Texto: Ovación-Uruguay)