Vettel

Vettel manda y Alonso se retira

Una toalla blanca en el cuello, música alemana en su equipo de sonido, bebida de sales minerales en la mano derecha y mirada fija en el box. Ajeno a todo. A su lado, vestido blanco con topitos, enormes gafas de sol y belleza de leyenda de los noventa, pasa Naomi Campbell que señala al campeón y ríe junto a su amiga. Ya saben, siempre hay una amiga… Sebastian Vettel no estaba para modelos, ni aunque hayan sido super, sino pensando en una nueva victoria, en la manera de dejar a los dos Mercedes por detrás. Y lo consiguió. Entre los problemas de Bottas, la estrategia de Hamilton y… que Sebastian cuando tiene coches es casi invencible, segunda victoria del curso para el tetracampeón y recupera el liderato. Segundo fue Hamilton y tercero Bottas, los dos Mercedes, acompañantes en el podio. Esto ha cambiado. De verdad.

Lo que no cambia es el rendimiento del McLaren Honda y el hecho de que Fernando Alonso no pueda terminar las carreras. Nuevo abandono del asturiano, esta vez después de luchar más allá de los límites en las curvas con un coche cerca de 150 caballos más lento que la mayor parte del resto de monoplazas. En la vuelta 56 se escuchó decir que tenía problemas en el motor y dejó el coche en boxes. Exhausto. Alonso. Y el coche. No le fue mejor a Carlos Sainz, un choque con Lance Stroll le dejó fuera demasiado pronto. Mal día de los españoles.

Pero volvamos a los que ahora ganan, a Ferrari, a Mercedes, a Vettel. En 2011 ganó dos de las tres primeras carreras y esta vez ha vuelto a repetir entre gritos de satisfacción y felicitando la Pascua a todos desde su coche. Tiene coche Vettel. Y eso es una mala noticia para los rivales.

El alemán no pudo con Bottas en la salida, pero se acercaba al finlandés que no pudo aprovechar la primera oportunidad de su vida tras lograr la pole, Vettel entró a boxes, pero entonces se produjeron una serie de hechos que desestabilizaron la carrera: Verstappen fuera por avería en los frenos y el accidente entre Stroll y Sainz que provoca coche de seguridad.

Ahí llega una sanción para Hamilton, cinco segundos, por bloquear a Ricciardo en su entrada a boxes. Finalmente el británico llegó a 6,6 de Vettel, así que el germano hubiera ganado igual. Se va el safety con Vettel primero, Bottas segundo y Hamilton que pregunta si le dejan pasar a Bottas. Tiene mejor ritmo y el finlandés problemas con las gomas. Se come los neumáticos este Mercedes como no hacían los anteriores, como hizo el de los inicios. “Por favor dejadle pasar”, dice Valtteri. Y el inglés lo intenta. Pero no puede.

Entra en boxes para cumplir los cinco segundos de sanción e inicia una remontada imposible con los neumáticos equivocados, es dos segundos más veloz que Bottas y Vettel, pasa a su compañero y se queda a las puertas de intentar arañar al nuevo líder del Mundial. Mientras Alonso lucha por la undécima plaza con Werhlein, Kvyat, Palmer… hasta que se cansa de todo. Gana Vettel. Abandona Alonso. Ellos, que tanto lucharon en otra época, otro mundo. Algunos aún preguntan por qué el genio astur se va a intentar otros desafíos de quinientas millas…(Foto y texto: Diario AS)